Renovando Tu Mente | El pecado del hombre en los Salmos
La gracia de Dios en los Salmos
3 noviembre, 2019
El Soberano en el sufrimiento
20 octubre, 2019

Recibe programas y guías de estudio por email

Suscríbete para recibir notificaciones por correo electrónico cada vez que salga un nuevo programa y para recibir la guía de estudio de la serie en curso.

Transcripción

En este estudio llegamos al libro de Salmos, y queremos mirar las doctrinas de la gracia en el libro de Salmos, hasta aquí hemos visto desde Génesis a Job, y ahora llegamos al libro más largo de toda la Biblia, de hecho, solo el salmo 119 es más extenso que 30 de los libros individuales de la Biblia.

Así que es un libro que tardó mil años en ser escrito, el primer Salmo en ser escrito fue el Salmo 90, escrito por Moisés mientras vagaban en el desierto, más de mil cuatrocientos años antes de la venida de Cristo, el último Salmo que se escribió fue el 126 entre cuatrocientos y cuatrocientos cincuenta años ante de la venida de Cristo, así que es un libro que tardó mil años en ser escrito y fue compilado en cinco partes.

En toda la Biblia no hay otro libro como el de los Salmos —y es el libro de alabanza—, fue compilado originalmente para guiar al pueblo de Dios en la adoración al Señor en el templo, y por tanto no nos sorprendería encontrar a alta teología en un libro que pretende producir y promover alta doxología, porque es nuestra teología lo que impulsa nuestra doxología, no es primordialmente la música ambiental lo que debería motivar nuestro corazón, es la verdad de quién es Dios y lo que Él ha hecho por nosotros.

Y eso se manifiesta de manera notoria en el libro de los Salmos, podríamos hacer todas nuestras series solo en el libro de Salmos, así que tendremos que ponernos límites en estos cientos cincuentas Salmos y mirar los pasajes que abordan las doctrinas de la gracia, las cuales se encuentran ciertamente en este libro.

Principalmente vemos a Dios el Padre actuando en su soberanía seleccionando de entre los pecadores y también vemos en gran medida la depravación total en este libro, así que la gran yuxtaposición de la doctrina de la depravación del hombre y la soberanía de Dios se destaca muy claramente, y esa era una razón para el pueblo de Dios cantar. 

Ahora las otras doctrinas de la gracia, específicamente la extensión de la expiación y todos los ministerios del Espíritu Santo, no se mencionan tanto aquí y se desarrollarán en libros posteriores del Antiguo Testamento, y ciertamente en el Nuevo Testamento.

Así que estoy listo para lanzarme y quiero que me sigan a medida que cruzamos las páginas del libro de los Salmos, y tendré que seleccionar lugares específicos donde aterrizar y mirar, y luego volver y sobrevolar algunos otros pasajes donde podríamos aterrizar fácilmente, pero comencemos en el Salmo 2 con una clara declaración de la depravación total de toda la raza humana.

El Salmo 2, es un Salmo que comienza con la rebelión del hombre contra Dios, la traición cósmica de todas las naciones y de todos los pueblos contra el Dios todopoderoso en el cielo, es decir, solo esto sellaría esta doctrina en el libro de los Salmos.

Comienza así: ¿Por qué se rebelan los pueblos, por qué conspiran las naciones? Detengámonos aquí mismo, se presenta en forma de pregunta como si el salmista estuviera impactado por la locura de una insurrección contra Dios. 

Fíjense que “pueblos” está en plural, no es solo un pueblo, no solo algunos pueblos aislados, sino los pueblos de manera colectiva y luego dice las naciones, una vez más todos los pueblos en todas las naciones están tramando cosas vanas y los siguientes dos versículos continúan describiendo cuál es esa conspiración.

Hay una conspiración mundial contra Dios entre los pueblos en todas las naciones y ellos se sublevan, es caótico, la sociedad y la cultura se están sublevando, y en un estado de consternación y confusión.

¿Por qué se están revelando y tramando cosas vanas?, es muy vano lo que están tramando, es un disparate, es fútil, está destinado al fracaso, es una causa que no puede triunfar, y elabora esto en el versículo dos, se levantan los reyes de la tierra, estos reyes están sobre las naciones que están compuestas por pueblos —¿ven cómo va construyendo el argumento?

Asumen una posición, su posición es contraria a Dios, están empecinados contra Dios, están decididos, no están en una posición neutral, no son pasivos ni están simplemente siguiendo el flujo de un estándar moral, han tomado una posición. 

Los gobernantes traman unidos, la ironía con esos reyes es que no pueden concordar en nada, no pueden concordar en lo militar, no pueden concordar en la economía, no pueden concordar en los asuntos políticos, pero aquí es donde se reúnen y se convierten en extraños aliados, aquí es donde se unen, traman juntos, es una consulta deliberada mientras ellos aúnan sus pensamientos contra el Señor, contra el Dios todopoderoso del cielo y contra su Ungido. 

Inicialmente, su ungido, se refiere al rey David que supervisaba a la nación de Israel y se refiere a las naciones vecinas que vienen contra el pueblo escogido de Dios, pero en última instancia por el Nuevo Testamento, sabemos que se refiere al Hijo mayor de David, el Señor Jesucristo, quien es el Rey de reyes, y Señor de señores, quien ha sido entronizado a la derecha o diestra de Dios el Padre. 

Aquí vemos a la totalidad de la raza humana en una insurrección contra Dios y contra su ungido, quien luego en el versículo doce es identificado como el Hijo de Dios, versículo 12 y esto es lo que dice, este es su pensamiento, esta es su cosmovisión, esta es la brújula en su interior, la dirección en la que apuntan sus pensamientos, “rompamos de manera colectiva sus cadenas y echemos de nosotros sus cuerdas, echemos de nosotros sus cuerdas”.

Es lenguaje metafórico no quieren estar atados por Dios, no quieren vivir como Dios quiere que vivan, no quieren los estándares morales que sienten que Dios les está imponiendo. Es como en el viaje de Gulliver, donde él está ahí tendido, y toda la gente pequeña está tramando de atar con cuerdas al que han capturado —esta es la depravación total de todo el mundo contra Dios y cualquier otra cosmovisión no es otra que imaginación sentimental novelesca.

Así son las cosas, la Biblia dice las cosas como son, y ellos quieren romper las cadenas y deshacerse de las ataduras del Señor, y de su Ungido, y de paso la palabra ungido habla del Mesías quien es el Ungido, quien vendría con el poder del Espíritu Santo.

Y apropósito, ya que estamos aquí, miren el siguiente versículo, ¿cuál es la respuesta de Dios?, ¿hay pánico en el cielo?, ¿estará Dios caminando de un lado a otro?, ¿qué vamos hacer ahora?, miren el siguiente versículo, el que se sienta, —y apropósito— Él está sentado en su trono en el cielo, no está caminando nervioso, no está retorciendo las manos, está sentado en el cielo, sobre todo.

El que se sienta en los cielos se ríe de la completa insensatez de que ustedes diminutas criaturas quieran levantarse contra mí y piensen que pueden destronarme todos ustedes juntos. Todas las naciones y los pueblos, y todos los reyes y gobernadores colectivamente, ¡es un chiste! Ni siquiera es gracioso, el Señor se burla de ellos, luego les hablará en su ira. 

En su furor los aterrará, pero yo he consagrado a mi Rey sobre Sión, sobre Sión mi Santo monte. Ahí está la soberanía de Dios, el hombre puede planificar sus caminos, pero la voluntad soberana de Dios es irrevocable, es inmutable es invariable, independientemente de lo que todo el mundo pueda decidir conjuntamente hacer contra Dios, este universo no está gobernado por una democracia, está gobernado por una teocracia, el Gobierno de uno, y ese uno es Dios.

Y si tuviéramos tiempo, pero no lo tenemos, la siguiente estrofa es lo que Cristo tiene que decir y luego en los últimos tres versículos, un llamado a venir y besar al Hijo honrarlo, y creer porque no hay otra esperanza porque ustedes naciones perecerán bajo la ira de Dios. 

Bueno, les pido que vayamos ahora al Salmo 5 porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad, el mal no mora contigo —Dios no puede guiñar el ojo al pecado y mirar hacia otro lado ante la total depravación de la raza humana, los que se jactan no estarán delante de tus ojos, aborreces a todos los que hacen iniquidad.

Fíjense bien, el solo no aborrece la iniquidad también aborrece a la persona que comete la iniquidad, versículo 6: destruyes a los que hablan falsedad, el Señor abomina al hombre sanguinario y engañador, pero ahora en el siguiente versículo Mas yo por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa; me postraré en tu Santo templo con reverencia.

Y el versículo 9 Porque no hay sinceridad en lo que dicen destrucción son sus entrañas sepulcro, abierto es sus gargantas con sus lenguas hablan lisonjas, quizá reconozcan estos versículos, el apóstol Pablo los cita en Romanos capítulo 3, versículo 13 cuando elabora la mayor argumentación de la Biblia a cerca de la depravación total de toda la raza humana.

Y cuando Pablo presenta su evidencia vuelve al Salmo 5 para mostrar que todas las bocas de todos los hombres que están fuera del reino de Dios están llenas de mentiras y perversión, es una depravación total de toda la raza humana. 

Ahora les pido que vayamos al Salmo 14, Salmo 14 versículos 1 al 3, —hace un par de años me invitaron a exponer en una conferencia de Ligonier en Seattle, una ciudad que es conocida por sus ateos, de hecho, en Seattle hay letreros junto a las rutas interestatales pagadas por los ateos, así que me pidieron que hablara sobre el ateísmo y yo dije: bueno, en toda la Biblia solo hay un versículo sobre el ateísmo es el Salmo 14, versículo 1: el necio ha dicho en su corazón no hay Dios.

Pero sigamos leyendo, Salmo 14, versículo 1 se han corrompido, han cometido hechos abominables, no hay quien haga el bien —y una vez más Pablo citará esto en Romanos 3, versículos 10 al 12 cuando elabora su insuperable defensa de la doctrina de la depravación total de toda la raza humana, este es el texto al que acude, ¡no hay quien haga el bien! 

El Señor ha mirado desde los cielos sobre los hijos de los hombres para ver si hay alguno que entienda, alguno que busque a Dios, todos se han desviado a una se han corrompido, todos se han apartado de Dios, no se están acercando a Dios sino alejándose de Dios.

Me encanta cuando R.C. Sproul dice, que, si alguien va a realizar un servicio de adoración para buscadores, la única persona que se presentaría sería Dios porque todos los demás están huyendo de Dios excepto los creyentes que han sido capturado por Dios y su gracia.

Miremos el texto otra vez versículo 3, todos se han desviados, aquí no hay excepciones, a una se han corrompido, la última línea del versículo 3 no hay quien haga el bien —yo traduje esto del original hebreo y esto es lo que dice: no hay quien haga el bien, dice lo que significa y significa lo que dice.

No hay nadie que haga el bien y si eso no resultara lo bastante claro, —luego añade no hay ni siquiera uno, como diciendo: lee mis labios, lo que tenemos aquí es una especie de volcada incontestable de la depravación total de toda la raza humana.

Y cuando decimos depravación total, en realidad eso no significa cada persona, aunque es cierto de cada persona, significa la totalidad del ser de cada persona, desde la coronilla hasta la planta de los pies, su mente, su voluntad, su corazón, cada parte de su ser interior es depravada en la totalidad de todas sus partes. 

Vamos al Salmos 33, me mata no poder predicar todo el Salmo mientras miramos estos pasajes, pero veamos el Salmos 33, y quiero que observen solo los versículos 11 y 12 que hablan de la soberanía de Dios, y este es el contraste que va y viene principalmente en el libro de Salmos, la depravación del hombre –la soberanía de Dios, la depravación del hombre– el dominio de Dios, la pecaminosidad del hombre –la soberanía de Dios.

Versículos 10 y 11 el Señor hace nulo el consejo de las naciones, y podríamos detenernos ahí mismo y decir, bueno, cuanto más los planes de un individuo, Él anula los planes de todas las naciones en conjunto, frustra los designios de los pueblos, el consejo del Señor permanece para siempre, no hay plan B, los designios del Señor de generación en generación.

Hay un flujo inevitable en la historia, que en realidad es Su historia, Su plan, Su consejo. 

Salmos 36, versículos 1 y siguientes, la transgresión habla al impío, dentro de su corazón no hay temor de Dios, delante de sus ojos, porque en sus propios ojos la transgresión le engaña en cuanto a descubrir su iniquidad y aborrecerla; las palabras de su boca son iniquidad y engaño, han dejado de ser sabios y hacer el bien, planean la iniquidad en su cama, en otras palabras, sencillamente fantasea y sueña acerca de cometer más pecado.

Allí es donde va su mente aun antes de levantarse, su pensamiento matinal ya se lanza hacia el pecado, se obstina en un camino que no es bueno, no aborrece el mal, ama el mal, desprecia cualquier cosa que pudiera apartarlo del pecado, es una extraordinaria declaración acerca de la pecaminosidad del hombre.

Miren el Salmo 37, versículo 28 [repite], pero por otra parte podríamos decir porque el Señor ama la justicia y no abandona a sus santos, ellos son preservados para siempre, ahí está la perseverancia de los santos, allí está la seguridad eterna del creyente.

¿Por cuánto tiempo son protegidos los fieles? Y la respuesta es siempre, escuchen si alguien pudiera ser cristiano diez años y luego perder la salvación, no tendría vida eterna, solo tendría una vida de diez años, si alguien pudiera ser cristiano por cinco años y luego perder la salvación, no tendría vida eterna, solo tendría cinco años de vida, solo para eso le sirvió, pero Él nos ha dado vida eterna lo que está destinado para la eternidad, no se puede deshacer dentro del tiempo.

Y aquí dice: ellos son preservados para siempre, ¿por cuánto tiempo? ¡Para siempre! Por todas las edades, sin final, qué diferencia entre los que perecen y los que son preservados por la gracia de Dios. 

Vamos al Salmo 51, quiero que observen los versículos 4 y 5: contra ti, contra ti solo he pecado, David había cometido adulterio con Betsabé, conspiró para lograr el asesinato del esposo de ella, sin embargo él comprendió que su pecado llegó a un nivel mucho más alto que meramente pecar contra la mujer y su esposo, todo su pecado en definitiva es contra Dios, contra ti, contra ti solo he pecado y he hecho lo malo delante de tus ojos de manera que eres justo cuando hablas y sin reproches cuando juzgas.

Ahora bien ¿cuándo comenzó este problema en la vida de David? Y la respuesta está en el versículo 5, he aquí —que significa, presten atención a esto—, yo nací en iniquidad, él nació en un estado de pecado, este pequeño bebé salió del vientre de su madre siendo ya un pecador.

Miren la siguiente línea, esa realidad comenzó incluso mucho antes, y en pecado me concibió mi madre, eso no significa que su concepción fue un acto pecaminoso, como si ella los hubiera concebido fuera del matrimonio, no, más bien significa que la naturaleza del pecado se transmitió en el momento de la concepción, nueve meses antes de que David siquiera entrara al mundo mientras aún estaba en el vientre de su madre ya era un pecador, eso es depravación total.

En consecuencia, uno peca simplemente porque es pecador, es la naturaleza la que produce el resultado. 

Salmo 65 versículo 4 [repite], dice cuán bienaventurado es el que tú escoges y acercas a ti, de la contaminación de toda la raza humana, de la depravación de todos los hijos e hijas de Adán, Dios ha hecho una elección selectiva por su gracia y amor, y bondad para salvar algunos, él podría haberlos escogidos a todos, podría no haber escogido a ninguno, pero por su gracia escogió a muchos para poner sobre ellos su corazón de amor redentor y eso es lo que leemos aquí: cuán bienaventurado.

Y lo contrario de bienaventurado es maldito, de la raza humana que estaba bajo maldición ha escogido aquellos sobre quienes pondría su gracia, y aquellos a quienes Él escoge, —observen que dice que los acerca a Él, la idea es a una relación personal, a una comunión íntima y unión con el Dios vivo, Él dice seremos saciados con el bien de tu casa, tu Santo templo.

¡Qué privilegiado somos! ¡qué humilde deberíamos ser porque Dios nos ha escogido para estar cerca de Él! 

Creo que podemos ver porque Israel alababa tanto a Dios, porque sabían lo que merecían, sabían que dejados a ellos mismos habrían perecido con el resto del mundo, pero Dios por su gracia escogió dispensarle su favor tal como hizo con nosotros.

¡Seamos entonces las personas más agradecidas del planeta tierra!