Renovando Tu Mente | El período intertestamentario
Juan el Bautista
12 enero, 2020
La historia de la Navidad
29 diciembre, 2019

Recibe la guía de estudio de esta serie por email

Suscríbete para recibir notificaciones por correo electrónico cada vez que salga un nuevo programa y para recibir la guía de estudio de la serie en curso.

WebBanner_20_NATIONAL

Transcripción

Hemos llegado al inicio del segundo segmento de nuestro estudio del panorama de las Escrituras, del Polvo a la Gloria. Y ahora empezaremos a explorar los principales temas del Nuevo Testamento.

El período del Nuevo Testamento inicia con el anuncio en los evangelios del ‘pleroma’, cuyo concepto es traducido con las palabras «la plenitud del tiempo».

Hay un agudo sentido en el Nuevo Testamento de que lo que pasa en este corto período de tiempo, en el que nuestro Señor estaba en esta tierra y era activo en su ministerio, que este período de la historia fue para lo que se creó la historia en primer lugar, que desde la eternidad Dios creó un plan de redención y ahora ese plan de redención llega a su realización principal en la historia de la redención en el período del Nuevo Testamento.

Entonces, no es como si las cosas solo pasaron, bajando de repente del cielo, sino que hubo un largo período de preparación a través de todo el Antiguo Testamento, donde Dios estaba preparando el mundo para la venida de su Hijo en la encarnación.

Ahora, el Antiguo Testamento cierra unos 400 años antes del que el Nuevo Testamento comience. Y esos 400 años, por supuesto, sobre los cuales el Antiguo Testamento guarda silencio, no son insignificantes en términos de la historia del mundo y del tiempo de preparación para esta culminación, este momento de gestación cuando la encarnación toma lugar.

Ese período de 400 años, como ya dije, es llamado el período ínter-testamentario.

En 445 a. C., los muros de Jerusalén fueron terminados durante la reconstrucción bajo el liderazgo de Nehemías,y en ese momento de la historia redentiva, Israel ahora era una pequeña nación que luchaba por sobrevivir en el antiguo Medio Oriente.

Y como lo he dicho repetidas veces, Palestina funcionó como una especie de balón de fútbol geopolítico entre las mayores potencias de ese tiempo que estaban peleando entre sí por el dominio mundial.

Al final del Antiguo Testamento, vemos ese período de dominio en el mundo en manos del imperio Medo-Persa.

Y el Imperio Persa duró hasta fines del siglo IV, a. C., hasta el año 331 cuando Persia fue conquistada por Alejandro El Grande.

Y, por supuesto, la historia de Alejandro es una de las historias más interesantes y fascinantes de la toda la historia mundial, porque en el momento en que dio  los toques finales a su conquista del Imperio Persa, él tenía 24 años.

Y Alejandro, como saben, era el hijo de Felipe de Macedonia. Felipe era el rey de Macedonia; y Alejandro había sido estudiante del filósofo Aristóteles.

Ese es un proceso interesante en sí mismo porque regresamos a la historia de la antigua Grecia y vemos tres gigantes, tres titanes que influirían en la civilización occidental desde allí en adelante, quienes se sucedieron entre sí en sucesión directa.

Primero, claro está, está Sócrates. Y el pupilo principal de Sócrates fue Platón, quien estableció su academia en Atenas.

Y luego Platón tuvo un pupilo estrella cuyo nombre era Aristóteles, y él comenzó su escuela llamada el Liceo. Y luego el pupilo más famoso de Aristóteles fue Alejandro.

Ahora, Alejandro, obviamente, no es conocido por ser un filósofo. Es conocido por ser un genio militar y un conquistador del mundo. Y nos preguntamos, «¿Cómo se supone que eso encaje con sus estudios bajo la tutela de Aristóteles?»

Bueno, Aristóteles, de todos los grandes pensadores del mundo antiguo, tuvo una pasión incontenible por la unidad. Él quería desarrollar un sistema científico y un sistema filosófico que integraría todos los campos del conocimiento en un sistema coherente.

Y su pasión por la unidad le hizo diferir severamente en ciertos puntos con su propio maestro, Platón. Pero él comunicó esta pasión por la unidad, científica y filosóficamente, a su pupilo estrella, Alejandro.

Por ejemplo, cuando Alejandro empezó su conquista militar del mundo antiguo, llevó consigo a su misión el séquito más grande de científicos que jamás se haya reunido hasta ese momento en la historia, para una expedición científica.

Se ha dicho que el costo de sostener esta expedición científica de Alejandro no fue superada sino hasta el Programa Espacial Estadounidense de nuestros días. Así que Alejandro no solo tuvo soldados marchando con él, sino que tuvo todos estos científicos cuya tarea era recolectar muestras de la flora y la fauna de todas estas zonas y áreas de la geografía que su ejército visitaba, a fin de que fuesen traídos de regreso y ser parte del análisis sistemático de conocimiento del maestro de Alejandro, Aristóteles.

No solo eso, sino que Alejandro tuvo una visión, ehhh, Alejandro tuvo una visión de unificar el mundo antiguo culturalmente, y así se convirtió en el autor original de un proceso que se volvió muy importante en la historia bíblica, el cual fue el proceso llamado “Helenización”, que era la “greciaficación” del mundo antiguo.

Alejandro quería que todas las personas de esa área hablaran el mismo idioma, tuvieran la misma filosofía, tuvieran las mismas costumbres, y demás. Así que todo eso era parte de su agenda de conquista y finalmente es la razón por la que el Nuevo Testamento fue escrito, no en hebreo o en arameo, sino en la lengua griega.

Bien, como dije, en 331, Alejandro conquistó a los Persas, pero en 327 él murió en Babilonia cuando estaba a punto de acabar con el Imperio Babilonio. Y, a su muerte, su reino fue dividido entre sus generales. De hecho, hubo ocho generales sobrevivientes que entraron en una lucha de poder brutal para ver quién tendría el reinado supremo y heredaría los reinos establecidos por Alejandro.

Pero esto terminó finalmente con una división entre dos grupos distintos, los Ptolomeos (y quizás han oído ese nombre, como el sistema Ptoloméico del universo que fue influenciado por la física y astronomía de Aristóteles, y que tuvo un reino supremo hasta la revolución copernicana en el período moderno) los Ptolomeos y los Seleucidas. Ahora, al inicio, Palestina estaba controlada por la dinastía Ptolomea que controlaba también Egipto. Los Seléucidas gobernaron sobre Siria y otras partes del mundo de ese entonces.

Ahora, en el año 320, Palestina fue anexada por Ptolomeo I de Egipto, así que este general sobreviviente de Alejandro, Ptolomeo I, tomó control de Palestina como parte de su dominio que incluía Egipto; Y esto duró unas cuantas décadas hasta el año 198 a. C.

En 198, ahora Antíoco, quien era Antíoco III, tomó el control de Palestina y la llevó ahora bajo el dominio de los Seléucidas y del Imperio Sirio. Así que esto era lo que estaba pasando aquí mientras que el control de Palestina pasaba y cambiaba entre los sucesores del reino de Alejandro el Grande.

Ahora, la importancia de este movimiento en 198, en el que Antíoco III toma control de Palestina, es que Antíoco III tenía, más que nada, una pasión muy fuerte por la Helenización que el mismo Alejandro tuvo al inicio, y como resultado de esto, impuso por la fuerza un proceso de Helenización sobre el pueblo judío.

Ahora, su intento de hacer griegos a los judíos en Palestina fue ferozmente resistida por un pequeño grupo de judíos ortodoxos, piadosos, conservadores, que hicieron todo lo que estaba en su poder para preservar la cultura judía antigua, y eran conocidos como los hasidim o asideos, los piadosos.  Y aún escuchamos del judaísmo jasídico aún en nuestros días.

También es significativo que durante el período ínter-testamentario, a medida que la cultura judía se eclipsaba por la influencia de la cultura griega, otros grupos empezaron a surgir, los que buscaban mantener la pureza de sus propias tradiciones antiguas. Y uno de los más importantes de estos grupos fue el grupo llamado los Fariseos, a quienes encontramos con frecuencia en el Nuevo Testamento.

En un sentido, los Fariseos fueron los puritanos originales de la iglesia. Eran llamados los «separados» cuyo compromiso era guardar con celo el antiguo pacto de la nación judía y ser obedientes a cada aspecto de la ley del Antiguo Testamento.

Ahora, cuando nos encontramos con los Fariseos en el Nuevo Testamento, ellos han degenerado en un grupo de personas egoístas, superficiales e hipócritas quienes estaban profundamente opuestos a Jesús y a su misión. Pero inicialmente, eran hombres piadosos que estaban comprometidos con la reforma, la restauración de la fe histórica del pueblo de Israel.

Ahora, uno de los momentos más importantes que acontecieron en el período íntertestamentario ocurrió en el año 175 a. C., 175 a.C., cuando otro Antíoco subió al poder y su nombre era Antíoco Epífanes, Antíoco Epífanes.

Ahora, ese nombre podría sonar familiar por una o más razones. De seguro han oído la palabra “epifanía”, e incluso tenemos una celebración en el calendario de la iglesia que conmemora el día de la epifanía.

Y la palabra “epifanía” significa: “manifestación”; y Antíoco Epífanes fue llamado con este nombre porque él era considerado como el dios manifiesto.

El era Antíoco, el dios manifiesto. Y algunos estudiosos llegaron a la conclusión de que estaba loco debido a la naturaleza extraña de su comportamiento.

Antíoco Epífanes está relacionado a la profecía bíblica de la llegada de la abominación desoladora que había sido predicha en las escrituras del Antiguo Testamento.

Él llegó al poder e implementó un programa radical anti-Judío en la nación y era llamado por los Judíos piadosos, en vez de Antíoco Epífanes, es decir, Antíoco el dios manifiesto, era llamado Antíoco Epímanes, Epímanes que significa Antíoco el Loco.

Y la razón para este apodo negativo que estuvo asociado con él es porque fue, por así decirlo, una especie de  Hitler del segundo siglo a.C.

Bajo Antíoco Epífanes, el guardar el día del Sabbat, la práctica de la circuncisión como rito religioso, y la posesión de Escrituras hebreas, estas tres cosas… Observancia del Sabbat, el acto de la circuncisión, y aun tener o poseer alguna copia o porción de las Escrituras del Antiguo Testamento, todas estas cosas fueron consideradas por Antíoco Epífanes como crímenes capitales.

Así que, si un judío guardaba el Sabbat, podía ser sentenciado a muerte durante el reinado de este hombre, quien estaba asociado con la abominación desoladora, la cual alcanzó su clímax en el año 167,

Cuando después de abolir todas las formas de adoración judía, el supremo sacrilegio fue cometido cuando Antíoco hizo sacrificar un cerdo en el altar sagrado del templo.

Y esto fue más de lo que el pueblo de Israel podía soportar. Y su reinado fue tan duro y las persecuciones tan crueles y tan extensas que el espíritu de revuelta empezó a hervir entre el pueblo judío. Y en el año 164 a. C. tenemos lo que ha sido llamado en la historia como la revuelta macabea.

La revuelta macabea sucedió cuando un hombre, un judío creyente llamado Matatías, quien tenía cinco hijos, se levantó en protesta contra las políticas de Antíoco y trató de luchar con una forma de insurrección tipo guerra de guerrillas, contra los invasores de Antíoco.

Bueno, al inicio de este período, poco después de que la revuelta estallara, Matatías murió y así el liderazgo de la revuelta cayó sobre su tercer hijo, cuyo nombre era Judas, y él asumió o recibió el nombre Judas Macabeo, que significa “Judas el martillo”.

Y se convirtió en un héroe nacional y permanece como un héroe nacional en la tradición Judía debido a sus ataques astutos y valientes contra los invasores.

Él fue capaz de ganar ciertos privilegios con los gobernantes en el año 164 a. C., que incluyeron que la libertad religiosa fuese restaurada en el pueblo judío, y que el templo fuera abierto de nuevo para la celebración de la adoración Judía.

Y así, en ese año, el templo judío fue re-dedicado y una gran fiesta y celebración se realizaron, la que aún se celebra hasta el día de hoy.

La reapertura y re-dedicación del templo tomó lugar en el mes de diciembre y es celebrado hasta el día de hoy como la fiesta del Janucá, repito Janucá. Así se dice.  Todos estamos familiarizados con la celebración Judía del Janucá, que es la celebración de la victoria de Judas Macabeo en el período de la revuelta.

En 142, los judíos, bajo los Macabeos, fueron capaces de ganar su libertad total del dominio extranjero, y esa liberación y su libertad duró del año 142 hasta el año 63 a. C., cuando Palestina, una vez más, fue conquistada.

Pero esta vez los conquistadores fueron los Romanos y el general responsable de esta conquista de Palestina en el año 63 a. C. es un hombre con el que estamos algo familiarizados, debido a nuestro conocimiento de la obra de Shakespeare, Julio César, y nuestros libros de historia que nos dicen del primer gran triunvirato que incluía entre sus miembros a un general llamado Pompeyo.

Y Pompeyo, ustedes saben, se asoció a Julio César y hubo todo tipo de intriga después, y recordamos en la historia que Shakespeare nos habla del asesinato de Julio César, que cuando Bruto apuñaló a César y las últimas palabras de César fueron ¿Cuáles?

“¿Et tu, Brutus?» Luego cae César y  en el momento culminante en esta escena de la obra, Julio César cae muerto en el piso del Senado y cae muerto al pie del busto de Pompeyo.

Bueno, fue este hombre Pompeyo el responsable de la conquista romana de la nación judía en el año 63 a. C.

Ahora, veintitrés años más tarde, en 40 a. C., hubo un nuevo evento que tuvo lugar cuando, bajo el dominio romano, un jefe Idumeo fue puesto más o menos como vasallo local por las autoridades romanas para ser rey local sobre los judíos, y el nombre de ese hombre fue Herodes el Grande.

Y Herodes el Grande en realidad fundó una dinastía. Él es quien reconstruyó la masiva estructura llamada el templo Herodiano que, sin lugar a dudas, sería famoso en la historia mundial, aún si no figurara de forma prominente en el Nuevo Testamento, por los extraordinarios proyectos de construcción que estableció durante su reinado.

Pero él era también conocido por su crueldad y por sus vicios como un rey marioneta de Roma.

Fue nombrado, en gran parte, por la influencia de dos romanos cuyos nombres eran Octavio y Marco Antonio. Marco Antonio, del afamado Antonio y Cleopatra, y Octavio quien se convirtió en César Augusto, que es mencio-nado de forma específica en el Nuevo Testamento.

Pero es significativo que cuando el Nuevo Testamento empieza, el pueblo de Israel está gimiendo bajo el dominio extranjero una vez más, ahora por el poder de Roma, y ese poder ejerce detrás de su rey marioneta, quien era considerado por el pueblo Judío como traidor de sus intereses nacionales.

Ese es el drama. Ese es el escenario en el que el Nuevo Testamento da inicio.