La Declaración de Fe de Ligonier: Versión ampliada | Ministerios Ligonier
 

La Declaración de Fe de Ligonier

Versión ampliada

Introducción

Ministerios Ligonier se apoya en las riquezas doctrinales de la fe cristiana histórica que se han transmitido a través de los siglos, y nos sometemos únicamente a la Biblia como nuestra única regla infalible para la fe y la práctica.

En 2015, el Dr. R.C. Sproul y la junta directiva del ministerio adoptaron una declaración de fe ampliada para resumir las convicciones bíblicas y teológicas que hemos mantenido desde la fundación del ministerio en 1971. Requerimos que cada miembro de la junta directiva, maestro de enseñanza, miembro de la facultad y líder del ministerio, junto con cualquier personal de tiempo completo que enseñe a través de este ministerio, afirme y se adhiera a estos artículos de creencia.

«Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto» (Rom 12:2).

Ministerios Ligonier es históricamente ortodoxo

Creemos y nos adherimos a las declaraciones antiguas de la fe cristiana: el Credo Apostólico, el Credo Niceno y la Definición de Fe de Calcedonia.

El Credo Apostólico

El Credo Niceno (381 d. C.)

La Definición de Fe de Calcedonia (451 d. C.)

Ministerios Ligonier es confesionalmente reformado

Creemos que la teología reformada, tal como se expone en las cinco solas y en el consenso de las confesiones históricas reformadas, como los Estándares de Westminster y las Tres Formas de Unidad[2] , es el sistema doctrinal enseñado en las Escrituras.

La Confesión Belga

El Catecismo de Heidelberg

Los Cánones de Dort

La Confesión de Fe de Westminster

El Catecismo Mayor de Westminster 

El Catecismo Menor de Westminster 

Ministerios Ligonier hace énfasis en ciertos temas teológicos

A lo largo de su historia, Ministerios Ligonier ha enfatizado ciertas doctrinas confesadas por todos los cristianos reformados.

LA INSPIRACIÓN Y LA INERRANCIA DE LA ESCRITURA1

Desde sus inicios, Ligonier ha enfatizado la importancia de la inspiración y la inerrancia de la Escritura. El Dr. Sproul tuvo un papel decisivo en el establecimiento del Consejo Internacional de Inerrancia Bíblica en 1977, y tuvo una gran influencia en la Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica.

Creemos que Dios, quien es en Sí mismo la Verdad y habla solo la verdad, ha inspirado la Sagrada Escritura para revelarse así a la humanidad perdida a través de Jesucristo como Creador y Señor, Redentor y Juez. La Sagrada Escritura es el testimonio de Dios de Sí mismo.

Creemos que la Sagrada Escritura, siendo la propia Palabra de Dios, escrita por hombres preparados y supervisados por Su Espíritu, es de autoridad divina infalible en todos los asuntos a los que se refiere: debe ser creída, como instrucción de Dios, en todo lo que afirma; obedecida, como mandato de Dios, en todo lo que requiere; abrazada, como garantía de Dios, en todo lo que promete.

Creemos que el Espíritu Santo, autor divino de la Escritura, nos la autentifica con su testimonio interior y nos abre la mente para que comprendamos su significado.

Creemos que la Escritura, siendo total y verbalmente dada por Dios, no tiene errores ni faltas en todas sus enseñanzas, ni en lo que afirma sobre los actos de Dios en la creación, sobre los acontecimientos de la historia del mundo y sobre sus propios orígenes literarios bajo Dios, ni en su testimonio de la gracia salvadora de Dios en las vidas individuales.

Creemos que la autoridad de la Escritura sufre un daño ineludible si esta inerrancia divina total es de alguna manera limitada o ignorada, o hecha relativa a una visión de la verdad contraria a la de la Biblia; y tales faltas acarrean una seria pérdida tanto para el individuo como para la Iglesia.

LA INTERPRETACIÓN DE LA ESCRITURA2

Estrechamente relacionada con la inspiración y la inerrancia de la Escritura, se encuentra la interpretación adecuada de la misma. A través de obras como su libro Cómo estudiar e interpretar la Biblia, el Dr. Sproul y Ministerios Ligonier han enfatizado la importancia de aprender a interpretar y aplicar correctamente la Biblia.

Creemos que el significado expresado en cada texto bíblico es único, definido y constante, aunque pueda tener múltiples aplicaciones.

Afirmamos la necesidad de interpretar la Biblia según su sentido literal o natural. El sentido literal es el sentido gramatical-histórico, es decir, el significado que el escritor expresó. La interpretación según el sentido literal tendrá en cuenta todas las figuras retóricas y formas literarias que se encuentran en el texto.

Creemos que la interpretación que la Biblia hace de sí misma es siempre correcta, y que nunca se desvía del significado único del texto inspirado, sino que lo explica. El significado único de las palabras de un profeta incluye, pero no se limita a, la comprensión de esas palabras por parte del profeta, e implica necesariamente la intención de Dios evidenciada en el cumplimiento de esas palabras.

Creemos que, puesto que Dios es el autor de toda verdad, todas las verdades, bíblicas y extrabíblicas, son coherentes y congruentes, y que la Biblia habla verdad cuando se refiere a asuntos relacionados con la naturaleza, la historia o cualquier otro tema. Además, afirmamos que en algunos casos, los datos extrabíblicos tienen valor para esclarecer lo que enseñan las Escrituras, y para impulsar la corrección de interpretaciones erróneas.

LA DOCTRINA DE DIOS

Desde su fundación, la misión, la pasión y el propósito de los Ministerios Ligonier han sido proclamar la santidad de Dios en toda su plenitud a tantas personas como sea posible.

Creemos que no es suficiente que los cristianos sepan que Dios existe; los cristianos también deben ser motivados a conocer quién es Dios. Para evitar la idolatría, debemos conocer al Dios Trino que se revela en la Escritura.

Por lo tanto, confesamos la doctrina nicena de la Trinidad y negamos las antiguas herejías trinitarias del modalismo, el triteísmo y el arrianismo y sus variantes modernas, como el unitarismo y el pentecostalismo unicitario.

También afirmamos la enseñanza de las confesiones reformadas respecto a los atributos de Dios y rechazamos doctrinas como la teología del proceso y el teísmo abierto, las cuales redefinen radicalmente la naturaleza y los atributos de Dios.

LA DOCTRINA DEL HOMBRE Y EL PECADO

A lo largo de su historia, Ministerios Ligonier ha considerado necesario enfatizar ciertas doctrinas cuando las mismas son atacadas en la cultura en general. La confusión acerca de la naturaleza del hombre y del pecado, que abunda en la cultura moderna, requiere que los cristianos articulen cuidadosamente la doctrina bíblica del hombre y del pecado, tal y como se describe en las confesiones reformadas.

Creemos que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, y que esta doctrina tiene importantes implicaciones para las interrogantes a las que se enfrenta la Iglesia hoy en día. Implica la dignidad de todos los seres humanos, independientemente de su edad, raza, capacidad mental o física o etapa de desarrollo biológico.

Creemos que la humanidad ha sido creada como hombre y mujer. Creemos que una comprensión adecuada de esta verdad bíblica es la única respuesta a la confusión generalizada en nuestros tiempos respecto a la identidad sexual y el género. Dios define lo que es ser hombre o mujer, y Dios determina la identidad sexual del individuo. Rechazamos cualquier legitimidad del llamado matrimonio «entre personas del mismo sexo».

Creemos que Adán y Eva pecaron al desobedecer la ley de Dios y que por este pecado ellos cayeron de su rectitud original y de la comunión con Dios, por lo que pasaron a estar muertos en pecado, y totalmente contaminados en todas las partes y facultades del alma y del cuerpo. Por tanto, la humanidad no es intrínsecamente buena, y el no reconocer esta verdad es la raíz de muchos problemas teológicos y sociales.

LA PERSONA Y LA OBRA DE JESUCRISTO

La persona y la obra de Cristo han sido centrales en la enseñanza del Dr. Sproul y de los Ministerios Ligonier desde el comienzo del ministerio. A raíz del liberalismo del siglo XIX y la neo-ortodoxia del siglo XX, estas doctrinas fueron el enfoque del revisionismo antibíblico. Por lo tanto, fue necesario que Ligonier centrara su atención en la proclamación de la verdad.

Creemos que, aunque los seres humanos finitos no pueden comprender plenamente todo lo que implica la encarnación del Hijo de Dios, los cristianos son llamados a creer y enseñar correctamente lo que la Escritura revela sobre Jesucristo.

Por lo tanto, creemos y confesamos que la cristología calcedoniana tradicional es la que mejor explica todo lo que la Escritura revela sobre la persona de Jesucristo. Negamos las antiguas herejías cristológicas del ebionismo, el docetismo, el modalismo, el arrianismo, el apolinarismo, el nestorianismo y el eutiquianismo. Del mismo modo, rechazamos errores modernos como la negación del nacimiento virginal, la afirmación de que Cristo asumió una naturaleza humana caída, la cristología kenótica, la negación de la preexistencia de Cristo y la negación de la generación eterna del Hijo.

Creemos que la doctrina de la expiación penal sustitutiva es la doctrina de la expiación enseñada en la Escritura. Negamos las acusaciones difamatorias de que la doctrina de la expiación sustitutiva equivale a un «abuso infantil cósmico». Además, negamos las doctrinas que reducen la expiación a un mero ejemplo moral a seguir.

Para más detalles, consulta El Verbo se hizo carne: La declaración de Ligonier sobre cristología

LA PERSONA Y LA OBRA DEL ESPÍRITU SANTO

La renovación del interés por la persona y la obra del Espíritu Santo en el siglo XX ha precisado un énfasis renovado en la doctrina bíblica del Espíritu para responder a las alegaciones de pentecostales y carismáticos.

Creemos que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad, de una sola naturaleza con el Padre y el Hijo. Procede eternamente del Padre y del Hijo. Es adorado y glorificado junto con el Padre y el Hijo.

Creemos que el Pentecostés fue un acontecimiento histórico-redentor único, y que todos los creyentes son bautizados por el Espíritu Santo. Creemos que el movimiento pentecostal se ha equivocado al considerar el Pentecostés como parte del ordo salutis, en lugar de la historia salutis. Esto ha conducido a una falsa visión de dos categorías de cristianos: los que son bautizados por el Espíritu y los que no lo son.

Creemos que una comprensión incorrecta de la obra del Espíritu Santo también ha conducido a errores en cuanto a la perpetuidad de los dones espirituales como la profecía y las lenguas. Dichos dones de revelación fueron fundamentales para la Iglesia y estuvieron vinculados a la única e irrepetible era apostólica.

LAS CINCO SOLAS3

A lo largo de su ministerio, el Dr. Sproul ha enfatizado las cinco «solas» de la Reforma protestante.

SOLA SCRIPTURA: Reafirmamos que la Escritura inerrante es la única fuente de revelación divina escrita, la única que puede atar la conciencia. Solo la Biblia enseña todo lo necesario para nuestra salvación del pecado y es la norma por la que debe medirse todo comportamiento cristiano.

SOLUS CHRISTUS: Reafirmamos que nuestra salvación es lograda únicamente por la obra mediadora del Cristo histórico. Solo Su vida sin pecado y Su expiación sustitutiva son suficientes para nuestra justificación y reconciliación con el Padre.

SOLA GRATIA: Reafirmamos que en la salvación somos rescatados de la ira de Dios por Su sola gracia. Es la obra sobrenatural del Espíritu Santo la que nos lleva a Cristo liberándonos de nuestra esclavitud al pecado y levantándonos de la muerte espiritual a la vida espiritual.

SOLA FIDE: Reafirmamos que la justificación es por la gracia sola por medio de la fe sola, gracias a Cristo solo. En la justificación, la justicia de Cristo nos es imputada como la única satisfacción posible de la perfecta justicia de Dios.

SOLI DEO GLORIA: Reafirmamos que, dado que la salvación es de Dios y ha sido llevada a cabo por Dios, es para la gloria de Dios y  debemos glorificarlo siempre. Debemos vivir toda nuestra vida delante del rostro de Dios, bajo la autoridad de Dios y solo para Su gloria.

LOS CINCO PUNTOS DEL CALVINISMO4

Si bien reconocemos que los llamados «cinco puntos del calvinismo» no abarcan la totalidad de la teología reformada (según se encuentra en las confesiones), estos cinco puntos enfatizan de manera útil algunos de los elementos claves de la soteriología reformada. Por lo tanto, han sido uno de los énfasis en la enseñanza de Ministerios Ligonier.

DEPRAVACIÓN TOTAL: Desde la caída, los seres humanos sufren una corrupción que impregna toda su persona. El pecado ha afectado nuestros cuerpos, almas y mentes; todos los aspectos de nuestro ser.

ELECCIÓN INCONDICIONAL: La elección de la que habla la Biblia es incondicional. Ninguna acción prevista de los elegidos hace que sean elegidos ni proporciona la base de su elección.

EXPIACIÓN LIMITADA: El propósito de Dios para la expiación fue que Cristo muriera para expiar realmente los pecados de Su pueblo, no simplemente para proporcionar la posibilidad de salvación a todos.

GRACIA IRRESISTIBLE: En el momento señalado por Dios, todos aquellos que el Padre ha elegido y por los que Cristo murió son llamados eficazmente y regenerados soberanamente por el Espíritu Santo para fe salvífica.

PERSEVERANCIA DE LOS SANTOS: Los que han sido llamados, regenerados y justificados no pueden caer total ni definitivamente del estado de gracia por causa del don de Dios que los preserva.

LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE SOLA

La doctrina de la justificación por la fe sola es el artículo sobre el cual la Iglesia se mantiene o cae, y también ha sido el artículo sobre el cual Ministerios Ligonier se mantiene o cae. Debido a que esta doctrina nunca ha dejado de ser atacada, ha sido necesariamente un punto de énfasis especial.

Creemos que la justificación es un acto de la libre gracia de Dios hacia los pecadores, en el cual Él perdona todos sus pecados, y acepta y considera a las personas como justas ante Él; no por nada que hayan hecho o que se haya obrado en ellos, sino solo por la perfecta obediencia y la completa satisfacción de Cristo, imputada por Dios a ellos, y recibida solo por la fe.

Rechazamos cualquier interpretación de la justificación que la fundamente en grado alguno en nuestros méritos u obras. También rechazamos cualquier interpretación de la justificación que confunda la fe con la fidelidad. Rechazamos asimismo que hacer una simple profesión de fe justifique a alguien o que seamos justificados simplemente por afirmar la doctrina de la justificación.

Creemos que los errores respecto a la doctrina de la justificación golpean el corazón mismo del evangelio y, por lo tanto, rechazamos cualquier sugerencia de que los desacuerdos sobre esta doctrina sean de importancia secundaria. Rechazamos la afirmación de Evangélicos y Católicos Juntos (ECT, por sus siglas en inglés) de que los evangélicos y los católicos romanos coinciden en la doctrina de la justificación o tienen una unidad de fe en el evangelio.

LA SANTIFICACIÓN

Debido a que los errores gemelos del legalismo y el antinomianismo surgen continuamente en la Iglesia, Ministerios Ligonier ha enfatizado la doctrina bíblica de la santificación; una doctrina que evita ambos errores.

Creemos que la santificación es una obra de la gracia de Dios, por la cual aquellos a quienes Dios ha escogido desde antes de la fundación del mundo para que sean santos, con el tiempo, mediante la poderosa operación de Su Espíritu que les aplica la muerte y resurrección de Cristo, son renovados en toda su humanidad a la imagen de Dios; son puestas en sus corazones las semillas del arrepentimiento para la vida, y todas las demás gracias salvíficas, y esas gracias son estimuladas, aumentadas y fortalecidas de tal manera que ellos mueren más y más al pecado, y resucitan a la nueva vida.

Creemos que la ley moral, porque refleja perfectamente el carácter inmutable de Dios, ata a todos para siempre, tanto a los creyentes como a los incrédulos. Cristo no abroga la ley moral de Dios. Rechazamos el error antinomiano con su afirmación de que los cristianos ya no están bajo la obligación de la ley moral de Dios. También rechazamos el error legalista con su afirmación de que nuestras obras y la obediencia a la ley son meritorias ante Dios y ganan nuestra salvación.

LA SANTIDAD DE LA VIDA

Desde 1973, se han realizado aproximadamente sesenta millones de abortos en Estados Unidos solamente. Este es un mal de magnitudes casi insondables. Debido a que este es uno de los más grandes crímenes del siglo, Ministerios Ligonier ha enfatizado la necesidad de declarar lo que la Palabra de Dios tiene que decir sobre este crimen a aquellos que voluntariamente lo apoyan.

Creemos que los seres humanos son criaturas hechas a imagen de Dios. Por lo tanto, son dignos de protección ante la ley desde el primer momento de su existencia. No hay duda de que el feto es un ser humano individual genéticamente distinto desde el momento de la concepción y desde las primeras etapas del desarrollo embrionario. Puesto que el feto es un ser humano, y que la muerte injusta de un ser humano inocente es un asesinato, el aborto es un asesinato.

LA SANTIDAD DE LA FAMILIA

Nuestra cultura está siendo testigo de un ataque a la familia como nunca antes se ha visto, y debido a esto, es absolutamente necesario que la Iglesia vuelva a enfatizar la enseñanza bíblica sobre el matrimonio y la familia. Ligonier ha intentado durante mucho tiempo apoyar a la Iglesia en esta tarea.

Creemos que Dios dio al hombre la institución del matrimonio en el huerto y que esta institución ha sido atacada por el maligno desde entonces. Rechazamos la idea de que la redefinición del matrimonio por parte de jueces, legisladores, ejecutivos, filósofos o cualquier otra persona cambie la realidad de lo que Dios creó. Dado que Dios definió el matrimonio como un pacto entre un hombre y una mujer, no existe, por tanto, el matrimonio homosexual.

Ministerios Ligonier tiene ciertos rasgos distintivos

A lo largo de su historia, Ministerios Ligonier ha tomado posiciones distintivas en ciertos temas que a veces han dividido a los cristianos reformados.

RENOVANDO NUESTRAS MENTES

Desde el principio de su ministerio, el Dr. Sproul ha hecho que Ligonier se caracterice por atacar el irracionalismo y el anti-intelectualismo rampante en nuestra cultura actual.

Creemos que no hay conflicto entre la fe y la razón cuando son bien entendidas. Creemos que debemos estar alerta en todo momento contra la intrusión del irracionalismo en cualquier forma.

Creemos que el resultado de permitir el anti-intelectualismo en la Iglesia es «una religión sin contenido, una acción irreflexiva y un celo vacío».5 Debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente.

LA APOLOGÉTICA CLÁSICA

Una de las principales facetas del ministerio del Dr. Sproul ha sido ayudar a los cristianos a saber lo que creen y por qué lo creen. Como explica el Dr. Sproul en Cómo defender su fe:  «Este es el trabajo de la apologética». Hay desacuerdos entre los creyentes reformados respecto al mejor método de apologética. Uno de los rasgos distintivos de Ministerios Ligonier ha sido su promoción de la apologética clásica. La tarea de la apologética clásica comienza con la existencia de Dios. A partir de ahí, este enfoque pasa al argumento a favor de la autoridad de la Escritura. Una vez que se establece la existencia de Dios y la autoridad de Su Palabra revelada, entonces se pueden responder otras interrogantes relacionadas con el cristianismo.

Creemos que la obra apologética clásica del Dr. R.C. Sproul y de Ministerios Ligonier ha hecho avanzar la causa de la defensa y propagación de la fe, tanto en sus fundamentos filosóficos como en sus aplicaciones teológicas, y es de gran valor para la Iglesia hoy.

LA ADORACIÓN

El Dr. Sproul ha afirmado que nos encontramos en medio de una crisis de adoración en la Iglesia de hoy. Por lo tanto, una característica particular de su ministerio ha sido volver a centrar los ojos de los creyentes en nuestro Dios santo.

Creemos que muchos cristianos han permitido que la cultura, en lugar de la Escritura, moldee la forma de su adoración. Sin embargo, todos los aspectos de nuestra adoración deben ser moldeados por la Escritura.

Creemos que cada forma comunica algo, y por lo tanto, debemos pensar clara y bíblicamente sobre las formas que se utilizan en la adoración. Las formas utilizadas deben comunicar la belleza y la excelencia de Dios.

LA CIENCIA Y LA TEOLOGÍA

Hoy en día existe un enorme malentendido, tanto dentro como fuera de la Iglesia, respecto a la relación entre la teología y la ciencia. Para algunos, la ciencia y la teología están en perpetuo estado de guerra. Para otros, ambas deberían mantenerse en compartimentos separados. Para la mayoría, simplemente hay confusión. El Dr. Sproul ha defendido un enfoque diferente (aunque tradicional) de la pregunta en un intento de brindar claridad.

Creemos que toda la verdad es la verdad de Dios, y que Él es la fuente infalible tanto de la revelación general como de la especial. Dado que Dios es el único revelador, su revelación general y su revelación especial no pueden, en última instancia, entrar en conflicto.

Sin embargo, creemos que las interpretaciones humanas de la revelación general o de la revelación especial pueden ser incorrectas y entrar en conflicto. Esto se debe a que los intérpretes humanos de la revelación son falibles. Por lo tanto, si hay un conflicto entre una interpretación de la revelación general y una interpretación de la revelación especial, se debe a un error en la interpretación humana de una o ambas formas de revelación.

CRISTO Y LA CULTURA

La Iglesia existe en medio de un mundo caído y de culturas pecadoras. Por lo tanto, se enfrenta continuamente a nuevas preguntas y desafíos. Ministerios Ligonier tiene un enfoque diferente a las preguntas relacionadas con el cristianismo y la cultura que no es triunfalista ni de retirada.

Creemos que la Iglesia como institución y los cristianos como individuos son llamados a ser sal y luz. Debemos someternos a las autoridades legítimas, pero también debemos denunciar cuando estas autoridades u otros con influencia cultural llaman a lo bueno «malo» o a lo malo «bueno».


1 Adaptado de «Una declaración breve» en la Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica.

2 Artículos prestados de la Declaración de Chicago sobre Hermenéutica Bíblica.

3 La Declaración de Cambridge.

4 Adaptado de R.C. Sproul, ¿Qué es la teología reformada? (Poiema Publicaciones, 2016).

5 R.C. Sproul, Burning Hearts Are Not Nourished by Empty Heads [Los corazones ardientes no se alimentan de cabezas vacías] Christianity Today 26 (3 de septiembre 1982): 100.