El control de Dios y nuestra responsabilidad - Ministerios Ligonier