¿Es mejor orar en voz alta o en silencio? | Ministerios Ligonier