Escogidos por Dios

Mucha gente rechaza la teología reformada o el calvinismo porque creen que esta enseña que Dios obliga a la gente a entrar en la iglesia a patadas y gritos en contra de su voluntad. Esto, sin embargo, es una gran distorsión de la doctrina bíblica de la elección, la cual se basa en el amor de Dios por Su pueblo. En esta serie, el Dr. R.C. Sproul explica cuidadosamente el significado de la soberanía de Dios en la obra de la redención y muestra cómo esta se relaciona con la voluntad del hombre.

Si todavía no tienes la guía de estudio de Escogidos por Dios, por favor escribe tu correo electrónico en el siguiente formulario para recibirla.


Todos creen esta doctrina

Todos creen esta doctrina
Primera parte de la serie de enseñanza «Escogidos por Dios». En este mensaje, el Dr. Sproul nos introduce en la doctrina de la predestinación y explica que «todos creen esta doctrina».

La soberanía de Dios

La soberania de Dios
Segunda parte de la serie de enseñanza «Escogidos por Dios». El Dr. Sproul nos enseña acerca de la relación entre la libertad humana y «la soberanía de Dios».

¿Qué es el libre albedrío?

Que es el libre albedrio
Tercera parte de la serie de enseñanza «Escogidos por Dios». Considerando la doctrina de la elección divina en este mensaje, el Dr. Sproul discute algunas de las suposiciones erradas que la gente tiene en cuanto al libre albedrío.

La caída radical del hombre

La caida radical del hombre
Cuarta parte de la serie de enseñanza «Escogidos por Dios». En este mensaje, el Dr. Sproul considera las propias palabras de Jesús con respecto a la habilidad del hombre o la falta de ésta para alcanzar la salvación.

¿Crea Dios la incredulidad?

Crea Dios la incredulidad
Quinta parte de la serie de enseñanza «Escogidos por Dios». En este mensaje, el Dr. Sproul establece claramente que Dios no es el autor del pecado y que no crea incredulidad.

La iniciativa divina

La iniciativa divina
Sexta y última parte de la serie de enseñanza «Escogidos por Dios». En este mensaje, el Dr. Sproul responde a la pregunta: «Si Dios ya ha predestinado a todos los que serán salvos, ¿cuál es el propósito del evangelismo?».