Renovando Tu Mente | Morir en la fe - 1ra parte
Morir en la fe – 2da parte
16 agosto, 2020
El sufrimiento: una vocación divina – 2da parte
2 agosto, 2020
La Biblia de Estudio de La Reforma

Recibe programas y guías de estudio por email

Suscríbete para recibir notificaciones por correo electrónico cada vez que salga un nuevo programa y para recibir la guía de estudio de la serie en curso.

Transcripción

Es un cliché en nuestra cultura y en nuestro idioma decir que hay dos cosas que no podemos evitar: la muerte y los impuestos. Pero, creo que todos conocemos a ciertas personas que han sido lo suficientemente inteligentes, astutas o muy corruptas como para evitar o evadir impuestos. Pero ninguno de nosotros ha podido encontrar un método para evadir la muerte. Eso es algo que entendemos como adultos, que vamos a morir si el Señor se tarda.

Así que, la pregunta no es si moriremos, y en este punto ni siquiera voy a tocar la pregunta de por qué moriremos, ya lo hemos visto un poco, pero las preguntas que nos atormentan a todos son estas dos: preguntas de cuándo y cómo.

Una de las cosas que me ha impresionado en el tiempo que pasé visitando un centro oncológico, fue hablar con el Dr. jefe y los miembros de su equipo; ellos me expresaron su desdén por los que piensan que pueden predecir con certeza cuánto tiempo vivirá un paciente después de haber contraído una enfermedad terminal.

Que hay instancias en las que podemos hablar sobre tablas matemáticas de cocientes, probabilidades y similares, pero cada ser humano es diferente y cada vez más y más vemos personas que sobreviven a enfermedades que en el pasado se creían como terminales, y estamos viendo que las personas responden de manera diferente en términos de actitud, en términos de cuánto están dispuestas a luchar y usar todos los recursos a su disposición, que las personas simplemente no se echan a morir y renuncian cada vez que contraen una enfermedad temible, porque no sabemos si la enfermedad que tenemos ahora será la última o si nos recuperaremos o no de ella.

Pero incluso, si nos recuperamos y recibimos un certificado de buena salud cinco años, diez años, quince años más a futuro, eso no significa que vamos a escapar de la muerte. Es solo que todavía no sabemos el cuándo y no sabemos el cómo.

Pero me doy cuenta cuando leo las Escrituras, que cuando las Escrituras hablan sobre la pregunta del “cómo” de la muerte, no se preocupa tanto si moriré o no por un ataque cardíaco o por un accidente o por una … por una herida de bala o por cáncer o alguna otra enfermedad, sino más bien lo que a las Escrituras más le interesa, en términos de la pregunta del cómo de nuestra muerte, es cuál será el estado de nuestras almas cuando crucemos este valle.

Recuerdo las últimas palabras que mi madre dijo en este mundo. Había vuelto a casa y la fui a visitar; una de las cosas irónicas es que mi madre murió el día en que nació mi hijo.

Temprano en la mañana de ese día nació nuestro hijo y yo recogí a mi madre de su trabajo y fuimos al hospital y le mostré a su nieto recién nacido y ella estaba encantada y llena de alegría. La llevé de vuelta a su departamento y dijo que quería acostarse temprano esa noche.

Ella estaba algo cansada y justo antes de irse a su habitación a dormir, me miró y sonrió y dijo: “¿Sabes qué?” Y yo dije: “¿Qué?” Ella dijo: “Este es el día más feliz de mi vida”. Y ella entró a su habitación, se fue a dormir y murió mientras dormía.

Quiero decir, ¿te gustaría morir así? Claro que me gustaría… yo conozco a un profesor de teología en la Universidad de Princeton quien tuvo una carrera distinguida durante muchos, muchos años y la historia es que él salió a su paseo vespertino.

Estaba caminando por una calle en Princeton y simplemente colapsó y dejó este planeta. Se acabó, así como así.

Y pensé, me pregunto si tiene que ver con la profesión. ¿No sería maravilloso si esta es la manera como Dios ha ordenado que los teólogos murieran? Porque así es como me gustaría morir. Pero mi madre murió pacíficamente sin sufrir, sin luchar, diciendo: “Este es el día más feliz de mi vida”.

Esas, esas fueron sus últimas palabras. Pero cuando las Escrituras hablan, como ya dije sobre el cómo de la muerte, se preocupan de cuál es nuestra relación con Dios en el momento de nuestro último respiro.

Les contaré la historia sobre dos hombres que tenían el mismo apellido. Sus apellidos eran Graham.  Hace unos meses recibí una carta del profesor de teología que tuve en el seminario. Él estaba escribiendo en esa carta sobre un amigo común que teníamos y que se llamaba Tom Graham. Tom era un pastor en la parte norte de los Estados Unidos que había estado enfermo durante los últimos años con cáncer.

Yo recibí esta carta de mi profesor que decía: “Solo quería escribirte para dejarte saber que Tom Graham murió esta semana. Y luego él agregó una oración más en esa nota. Él dijo que Tom murió en fe.

Lo que a mi profesor de teología no, no le preocupaba era si Tom iba a morir o no por insuficiencia cardíaca, por asfixia, por cualquier causa médica de muerte que pudiera haber. La pregunta del cómo que a mi profesor le preocupaba era si este hombre moriría en fe.

Y decir esto era hacer eco de una declaración que se una vez más a lo largo de las Escrituras sobre las personas heroicas… cuyas vidas están delante de nosotros en las páginas de la Biblia cuando las Escrituras dicen comúnmente de Abraham, de Isaac, de Jacob, de David, todos estos murieron en la fe. Es decir, eran personas, hombres y mujeres, que confiaron en Dios, no por un momento, ni cuando era conveniente, sino a largo plazo, hasta el mismo punto de su muerte.

Ahora, el otro hombre llamado Graham, estoy seguro que todos han oído hablar de él. Su nombre es Billy Graham. El verano pasado tuve que hablar en Carolina del Norte y tuve una oportunidad que nunca pensé que tendría, pero tuve el privilegio de cenar con Billy Graham y estaba impresionado, antes que todo, por lo alto que él es.

¿Alguna vez has visto a Billy Graham en persona? Es decir, wow, es un hombre muy grande, allí a su lado, yo no era tan alto; y estábamos sentados a la mesa y hablando sobre diferentes temas, y le dije: “Sabe, Dr. Graham, hay algo que yo siempre recordaré sobre su ministerio, algo que quedó grabado en mi memoria y que me gustaría preguntarle”.

Y él dijo: “¿qué es?” Le dije: “Cuando estaba en la universidad, en el primer año, había un grupo de nosotros que nos reuníamos en la sala de descanso de nuestras habitaciones. Habíamos estado jugando ping-pong, billar y esas cosas que juegan los de primer año de la universidad  y la televisión estaba encendida en una esquina y la gran hazaña de esa noche… de lo que la prensa estaba haciendo gran revuelo era  que Billy Graham iba a aparecer en la televisión nacional en el show de Jack Paar”.

Ahora, imaginen, Jack Paar y Billy Graham. Es decir, eso no parecía calzar muy bien por ningún lado y pensé, rayos, Jack Paar es un maestro del entretenimiento, la ocurrencia y la jocosidad.  Nunca habla en serio ni por un segundo. ¿De qué manera Billy Graham va a mostrarse en una entrevista con Jack Paar?

Vimos la entrevista y tan pronto como Billy salió y fue presentado, Jack Paar empezó a hacer tonterías, todo tipo de juegos y bromear y mantener a Billy Graham lo más lejos posible de cualquier cosa seria sobre religión. Y justo en medio de todas las bromas, Billy se detuvo y lo miró directamente a los ojos y dijo: “Jack, ¿has arreglado las cosas con Dios?” vieron, él fue directo a la yugular.

Yo pensé que iba a decir: “mira, Jack, si vienes en un autobús se parará y… ya sabes. Y vamos a cantar un par de coros más de “Tal como soy de pecador”. Quedé helado, simplemente no podía creer que Billy Graham se dirigiera con tal agudeza en televisión nacional de una manera muy cortés, pero también tan directa. Casi fue una sacudida para Jack Paar.

Y así, en esta ocasión, hace algún tiempo, cuando tuve la oportunidad de cenar con el Dr. Graham, le dije: “Eso realmente causó una fuerte impresión en mí y me pregunto qué pasó con Jack Paar”.

Su estrella tuvo un ascenso meteórico y luego desapareció de escena. Johnny Carson lo reemplazó y tomó su lugar.  Le dije: “Lo que sea que haya pasado con Jack Paar, ¿Te mantuviste en contacto con él?”. Y les diré por qué eso me quedó grabado en la mente, porque cuando la Escritura habla de la muerte, en realidad ella solo se preocupa por dos formas de morir.

La Escritura dice que hay quienes mueren en fe y también se refiere a aquellos que mueren en sus pecados. Esas son algunas de las palabras más trágicas que leerás en las páginas de la Biblia, cuando dice que alguien murió en sus pecados.

Quiero decir, todos somos pecadores. Y en cierto sentido todos morimos en nuestros pecados. Pero la distinción que hace la Escritura es si es que en el momento de nuestra muerte, ¿hemos o no hemos arreglado las cosas con Dios?

Lo que la Escritura quiere decir cuando alguien muere en sus pecados, es describir a esas personas quienes hasta el último momento de sus vidas, hasta que cruzan el umbral, ellas rechazan, se niegan absolutamente a someterse a su Creador. Tenía un tío que era uno de los tipos más rudos y duros del mundo. El era obrero.

Nosotros solíamos llamarlo ‘músculos de carne’. Tenía músculos y lucía como salido de un anuncio de “Rocky” o “Rambo”. Se aparecía en nuestra casa con una camiseta vieja, los músculos abultados y sus uñas negras y sucias; y cuando decidí ingresar al ministerio, a mi tío casi le da un derrame cerebral. Era como haberle dicho que me iba para siempre a vivir a una isla desierta.

Él decía que para él, cualquiera que ingresa al ministerio tenía que ser un verdadero blandengue que había abandonado por completo toda esperanza de ser hombre de verdad. Me dijo, oh, te vas a volver suavecito y hablarás bajito y cosas así. Él solo… me dio duro y sin piedad.

Él contrajo una enfermedad mortal y en los últimos días de su vida, en las últimas semanas de su vida cuando iba a verlo, él todavía se reía y se burlaba de las cosas de Dios y de mi profesión.

Pero sabía que me amaba.  Quiero decir, eso siempre se notaba a pesar de todo lo que me decía. Recuerdo el día que estuve en su habitación; las cosas estaban difíciles para él y le dije: “¿Estás listo para enfrentar la muerte?”

Él me miró y todas sus bromas cesaron y dijo: “No”. Y empezó a llorar y dijo: “Pero, quiero estar listo. Háblame de eso”.  Y tuve una de esas experiencias raras e indescriptiblemente preciosas con un hombre moribundo. Él puso en orden su vida.

Sé que mi tío murió en la fe. Le conté eso a Billy Graham y le pregunté: “¿Qué pasó con Jack Paar?” Y él dijo: “RC, no sé dónde está Jack Paar en este momento con respecto a su fe, pero todavía estamos en contacto y conversamos a menudo”.  Él dijo: “Es mi oración que cuando el tiempo de Jack Paar llegue, que él pueda morir en la fe”.

Justo el domingo pasado pusieron un artículo en el periódico en el que registraron las últimas palabras de personajes famosos.

Ya les dije las últimas palabras de mi madre: “Este es el día más feliz de mi vida”. Esas son palabras que recuerdo con gran alegría y confianza.

No es lo mismo con las últimas palabras de mi padre. Cuando tenía 14 años, mi padre sufrió un derrame cerebral que lo dejó paralizado en la mitad de su cuerpo.

Todo un lado era prácticamente inútil. No podía usar su brazo: no podía usar su pierna y su boca se torcía. Su habla se vio afectada y perdió la visión del ojo del lado afectado.

Ese derrame cerebral devastador fue el final de su carrera, el final de sus ingresos y los médicos le dijeron a él y a mi madre, en ese momento, que no había cura para el problema que tenía y que moriría lentamente. Bueno, tardó tres años en morir y tuvo tres derrames más en el transcurso de ese tiempo antes de que finalmente muriera.

Y pasó los últimos tres años de su vida confinado en una silla en el estudio de nuestra casa. Era una silla muy acolchada que tenía pesas sobre su pierna y tenía un gran lente, una lupa, que usó para el ojo bueno que aún le quedaba, y todo lo que hizo en esos últimos tres años fue sentarse allí y leer la Biblia, lo cual fue algo sorprendente para mí porque no era un tipo particularmente religioso y yo no entendía la fe cristiana en ese momento. Yo era tan pagano como puede ser un joven y muy secular.

Nuestra familia no era, como ya dije, una familia profundamente religiosa, para nada; pero en esos últimos tres años, mi padre empezó a pensar en el significado supremo de la vida. Y comenzó a leer el libro. Y usó esa gran lupa.

Tuvimos esa especie de ritual que viene con frecuencia cuando un hombre está paralizado y pierde su posición de ganarse la vida y cuidar a su familia. Es muy difícil, en términos emocionales, para un hombre.

Y como un asunto de dignidad para mi padre, él quería poder sentarse en la mesa del comedor, a la cabecera de la mesa, todas las noches a la hora de la cena.

Ahora, el poder sacarlo del estudio, atravesar la sala de estar, subir las escaleras; era un estudio bajo nivel y había que subir unas escaleras hacia la sala de estar y luego al comedor era una tarea para Hércules, pero era mi tarea y tengo que decir que disfrutaba hacerlo todos los días porque contribuía con la dignidad de mi padre.

Cuando llegó el momento de la cena, entré al estudio y me puse delante de su silla, me agaché un poco, tomé sus dos brazos, los levanté y los puse alrededor de mi cuello y tomé sus dos muñecas para juntarlas y así, poniéndolo sobre mi espalda, lo cargué casi arrastrándolo, por así decirlo, para llevarlo a la mesa del comedor y acomodarlo en esa silla, en la cabecera de la mesa, y se sentó allí con su lado inmóvil y estuvo con la familia todas las noches en su asiento, el jefe de la casa, durante tres años.

Bueno, al final de este período de tres años, después de la cena, ya los platos estaban retirados y fui a la cabecera de la mesa y lo puse alrededor de mi cuello otra vez y empecé a llevarlo de vuelta al estudio.

En lugar de pasar por la sala de estar, me pidió que me detuviera. Dijo que quería sentarse en el sofá de la sala, así que lo senté en el sofá y le dije: “¿Qué es lo que pasa?” Él dijo: “Tengo algo que decir”.

Ahora tienen que entender que él no hablaba con mucha claridad. Era difícil entenderlo, pero él me dijo estas palabras, dijo: “Hijo, he peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe.”

Ahora, amigos, yo no tenía idea de dónde venían esas palabras. No tenía idea de cuál era su significado bíblico y teológico.

Era tan inexperto en religión en ese momento de mi vida, tenía 17 años cuando todo esto sucedió y él me estaba diciendo esas palabras, yo entendí exactamente lo que mi padre estaba diciendo. Mi papá estaba diciendo que era el final.  “Ya voy a morir”.

Y de hecho, esas palabras que pronunció esa noche fueron las últimas palabras que pronunció en este mundo, porque una hora después tuvo su cuarto derrame cerebral, entró en coma y al día siguiente murió.

Creo que todos hemos visto esto, ¿no? Ese momento de comprensión que tienen las personas cuando saben que se acerca la hora.

Y mi papá, como padre, tomó a su hijo y le dijo “siéntame que tengo que decirte algo” y me comunicó que ya era el final. Y lo hizo triunfante. “He peleado la buena pelea, he terminado la carrera, he guardado la fe”.