La advertencia de R.C. Sproul con respecto a la oración | Ministerios Ligonier