El verdadero Israel de Dios | Ministerios Ligonier
La gloria de la Navidad
15 diciembre, 2019
¿Es de ayuda compartir mis peticiones con otros?
17 diciembre, 2019

El verdadero Israel de Dios

Nota del editor: Este es el primero de 13 capítulos en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: El Mesías prometido.

En Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés], recientemente concluimos un estudio de dos años y medio del libro de Éxodo en nuestro servicio de domingo por la noche.  Fue un tremendo viaje a medida que salíamos de Egipto, a través del mar Rojo, por el desierto, subiendo y bajando el monte Sinaí y hacia la tierra prometida. Desde el principio, observamos que una de las razones fundamentales para la liberación divina de Israel de Egipto, no fue simplemente que los israelitas fueran libres de la esclavitud sino que fueran liberados para poder adorar al Señor. Dicho de manera sencilla, el libro de Éxodo no se trata fundamentalmente del éxodo, sino de la adoración. El Señor liberó a Israel para que ellos pudieran adorarle. La historia de Éxodo corresponde a la narrativa teológica general de la Escritura, y la gran narrativa general de la Escritura no es simplemente redención de la esclavitud sino redención para adorar.

El plan soberano y la promesa de Dios no pueden ser frustrados.

A lo largo del Nuevo Testamento, el Señor gloriosamente revela cómo el Mesías prometido cumplió las profecías, las promesas y el plan de nuestro Dios triuno.  El Evangelio de Mateo revela cómo Jesús es el verdadero y más grande Israel de Dios (Mt 2:13-15; 5:17; ver Os 11:1) que logró lo que Israel logró. Él fue a Egipto y salió de Egipto (Mt 2). Pasó por las aguas (Mt 3:13-17) y por el desierto, donde fue tentado a adorar algo más que a Dios solo y fue sostenido por toda palabra que sale de la boca de Dios (Mt 4:1-11). Habló con Moisés y Elías acerca de Su partida (literalmente, Su «éxodo»; ver Lc 9:31). Y, mientras repetía la historia de Israel en Su propia persona, Él cumplió los oficios de rey y profeta, sirviendo como el Rey del linaje de David quien es también el Hijo supremo de David (Mt  2:2; 12; 21:5; 27:27-31; ver 2 Sam 7) y como el Profeta superior a Moisés (Mt 11:1-19; 23-24; ver Dt 18:15-22).

Jesús repitió, avanzó y cumplió la historia de Israel en el clímax de Su obra. Sufrió el exilio de Su muerte en la cruz (Mt 27:32-50), donde también cumplió Su papel como el gran Sumo Sacerdote y el Cordero de la Pascua sacrificado (Mt 26:1-13; 27:51). Allí, el templo de Su cuerpo fue destruido (Mt 26:61; 27:40), pero al tercer día fue restaurado del exilio de la muerte en Su resurrección, resucitando el templo de Su cuerpo (Mt 28:1-10) y convirtiéndose en la piedra angular del nuevo templo, Su Iglesia, que es el cumplimiento del plan de Dios para Su verdadero pueblo Israel (1 Pe 2:4-8). El plan soberano y la promesa de Dios no pueden ser frustrados, porque ahora Jesucristo tiene toda la autoridad en el cielo y en la tierra, y está con nosotros hasta el fin del mundo, y Él regresará como nuestro Rey y nos llevará a la Tierra Prometida celestial.

Este articulo fue publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Burk Parsons
Burk Parsons
El Dr. Burk Parsons es pastor principal de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, director de publicaciones de Ligonier Ministries, editor de Tabletalk magazine, y maestro de la Confraternidad de Enseñanza de Ligonier Ministries. Él es un ministro ordenado en la Iglesia Presbiteriana en América y director de Church Planting Fellowship. Es autor de Why Do We Have Creeds?, editor de Assured by God y John Calvin: A Heart for Devotion, Doctrine, and Doxology, y co-traductor y co-editor de ¿Cómo debe vivir el cristiano? de Juan Calvino.