Si Dios es soberano, ¿por qué orar? | Ministerios Ligonier %