¿Son las oraciones de algunas personas más eficaces? - Ministerios Ligonier