Un profeta como Moisés | Ministerios Ligonier
El cetro de Judá
19 diciembre, 2019
El Hijo de David
22 diciembre, 2019

Un profeta como Moisés

Nota del editor: Este es el quinto de 13 capítulos en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: El Mesías prometido.

¿Has conocido alguna vez a alguien famoso?  En nuestra cultura obsesionada con las celebridades, esto puede ser una experiencia emocionante, particularmente si la celebridad te dirige la palabra. Luego de este tipo de encuentro con una celebridad, la gente con frecuencia se maravilla de que alguien famoso en realidad se dignara a hablar con ellos. En una mayor manera, una de las cosas más asombrosas respecto a la fe cristiana es la realidad de que el eterno y santo Dios del cosmos eligió dignarse a hablar con nosotros. ¿No deberíamos entonces cultivar un deseo más profundo de escucharle?

A través de la historia de la redención, Dios habló a Su pueblo de varias maneras. El escritor de Hebreos recalca este punto en el versículo introductorio de su epístola: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas” (Heb 1:1). Aunque Dios se comunicó de varias maneras en el Antiguo Testamento, Su medio preferido fue a través de Sus profetas, y entre esos profetas del Antiguo Testamento, Moisés fue el más importante. Moisés fue el portavoz y mediador escogido por Dios al orquestar la liberación de Su pueblo de la servidumbre en Egipto. La importancia de Moisés en la historia de la redención no puede ser exagerada, y la sombra del éxodo se expande a través de todo el cuerpo de la Sagrada Escritura. El éxodo fue un evento de redención que tipificaba la futura redención asegurada por Jesucristo. Esto significa que el rol primario de Moisés en la revelación fue preparar el escenario para Jesucristo, Aquel que lo sobrepasa y lo eclipsa.

Jesús es el cumplimiento de la promesa de Deuteronomio 18:15.

Luego del éxodo de Egipto, Moisés habló al pueblo de Israel y les dijo que debían esperar por otro profeta que vendría, quien, como él, redimiría al pueblo de Dios de la servidumbre y la cautividad. En Deuteronomio 18:15, Moisés declara, “Un profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará el Señor tu Dios; a él oiréis”. Nota que Moisés no solo revela la venida de este futuro profeta, sino que también ordena a Israel a escucharle.

Varios milenios después, Moisés, junto con Elías, aparecerían en un monte en la presencia de Jesús, Pedro, Jacobo y Juan. En el monte, Jesús se transfiguró y Su rostro “resplandeció como el sol” y Sus “vestiduras se volvieron blancas como la luz” (Mat 17:2). Luego, Dios el Padre habló desde una nube, declarando, “Este es mi Hijo amado en quien me he complacido; a Él oíd” (v. 5, énfasis añadido). Con esas palabras, que hacían eco a las palabras de Moisés, Dios inequívocamente declaró que la profecía de Deuteronomio 18:15 se había cumplido en la venida de Jesucristo.

El apóstol Pedro, uno de los testigos de la transfiguración, también confirmó que Jesús cumplió la profecía de Moisés de Deuteronomio 18:15. En el Pentecostés, en su famoso sermón lleno del Espíritu, Pedro declaró:

“Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor, y Él envíe a Jesús, el Cristo designado de antemano para vosotros, a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos. Moisés dijo: El Señor Dios os levantará un profeta como yo de entre vuestros hermanos; a él prestaréis atención en todo cuanto os diga. Y sucederá que todo el que no preste atención a aquel profeta, será totalmente destruido de entre el pueblo”. (Hechos 3:19-23)

Jesús es ese profeta como Moisés. Jesús es el cumplimiento de la promesa de Deuteronomio 18:15.

Aunque Jesús es como Moisés en muchas maneras, Él es también mayor que Moisés (Heb 3:1-6). Jesús condujo a Su pueblo a través de un éxodo mayor, no de la mera esclavitud física en Egipto, sino mas bien de la esclavitud eterna del pecado y de la muerte. El relato de Lucas de la transfiguración señala que Moisés y Elías estaban conversando con el Jesús transfigurado, y la sustancia de su conversación estaba centrada en la “partida” de Jesús (Lucas 9:31). La palabra traducida como “partida” en ese versículo es exodos, la palabra griega para “éxodo”. Jesús guió un éxodo de Su pueblo, pero no fue a través de las aguas del mar Rojo; fue a través del horror de la cruz y de Su experiencia de la ira divina a nuestro favor. Es por esto que Hebreos 8:6 declara que Jesús es el mediador de un nuevo y mejor pacto. Él es la palabra final y definitiva para Su pueblo: “en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo” (1:2).

En la venida de Jesucristo alguien muy especial nos ha hablado, y por lo tanto, haríamos bien en obedecer el mandato de Moisés y escucharlo,escuchar a Jesús. “Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).

Este articulo fue publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Anthony T. Selvaggio
Anthony T. Selvaggio
El Rev. Anthony T. Selvaggio es pastor titular de lRochester Christian Reformed Church en Rochester, NY. Es autor o editor de varios libros, incluyendo From Bondage to Liberty [De la Esclavitud a la Libertad], The Gospen according to Moses [El Evangelio según Moisés] y Meet Martin Luther: A Sketch of the Reformer’s Life [Conozca a Martín Lutero: Un Esbozo de la Vida del Reformador].