Aceptando la soberanía de Dios en la salvación y nuestro papel como Sus heraldos | Ministerios Ligonier