¿Cómo puedo orar por mi cónyuge? | Ministerios Ligonier
¿Cómo orar por los inconversos?
15 enero, 2020
¿Cómo puedo orar por mis hijos?
22 enero, 2020

¿Cómo puedo orar por mi cónyuge?

Nota del editor: Este es el capítulo 20 de 25 en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: Preguntas claves sobre la oración.

Orar por nuestro cónyuge combina las dos relaciones más importantes de nuestras vidas: nuestro pacto con Dios y nuestro pacto con nuestro cónyuge. Estos dos pactos son el cimiento de la creación antes de la caída, y el pacto matrimonial en particular es la ilustración primordial para comprender gran parte de la historia redentora (Ef 5:22-33). La oración es una marca distintiva del matrimonio entre Cristo y la Iglesia, y también debe serlo en nuestros matrimonios.

Pero así como el orgullo fue el pecado que socavó ambos pactos edénicos, también distorsiona nuestras oraciones por nuestro cónyuge. Muy a menudo nuestras oraciones por nuestro cónyuge comienzan con lo que queremos que cambie en ellos. Pero la Escritura enseña que seremos la mayor influencia de santificación en la vida de nuestro cónyuge. Un esposo que ora por su esposa para que ella sea amada por un marido que cada día crece más en santidad está orando por algo bueno, y es su propia respuesta. Al orar por nuestro cónyuge, es posible que la respuesta principal de Dios sea cambiarnos a nosotros mismos, no a él o a ella.

Nunca subestimes el poder y el privilegio de orar por tu cónyuge.

Pero sí debemos considerar cómo podemos orar específicamente por nuestro cónyuge. 2 Pedro 3:18 es un excelente punto de partida: «Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo». Ora por el crecimiento de tu cónyuge en la gracia de Jesús, para que su vida esté marcada por el arrepentimiento y por un gozo profundo en el evangelio. Ora para que tu cónyuge conozca cada vez más a Jesús, para que su estudio de la Biblia, tanto en el hogar como durante la predicación del día del Señor, le revele más verdades sobre nuestro gran Salvador.

Ora también para que tu cónyuge experimente la gracia y el crecimiento únicos que son particulares de su género y su rol. Somos hombres y mujeres que en el matrimonio nos convertimos en esposos y esposas, y por la bendición de Dios, padres y madres. Los esposos y las esposas experimentan tentaciones únicas, tienen llamados diferentes y experimentan gracias particulares que son exclusivamente de su género. Para orar correctamente por nuestros cónyuges debemos tomar en cuenta estas particularidades en cuanto a los géneros y los roles.

Por último, eleva oraciones por la salud física de tu cónyuge. Una de las metas de un matrimonio cristiano fiel es que uno de los cónyuges asista al funeral del otro, por lo que nuestras oraciones por nuestro cónyuge a veces incluirán orar a medida que su salud se va deteriorando. Aunque nuestro hombre exterior va decayendo, oramos que nuestro hombre interior se renueve de día en día (2 Co 4:16). Las cirugías, los cánceres, los partos y las enfermedades son oportunidades para nosotros aprender del cuidado de Dios por nuestra alma y nuestro cuerpo.

Nunca subestimes el poder y el privilegio de orar por tu cónyuge.

Este articulo fue publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Joe Holland
Joe Holland
El Rev. Joe Holland es un editor asociado de Ligonier Ministries y un anciano docente en la Presbyterian Church in America.