La bondad y la paciencia como testimonios | Ministerios Ligonier
La bendición de Dios
17 julio, 2020
Cómo servir al cuerpo fuera de nuestras zonas de confort
5 agosto, 2020

La bondad y la paciencia como testimonios

Un verano yo estaba en Santa Cruz, California, y tuve la oportunidad de aprender a surfear. Santa Cruz es uno de los mejores lugares del mundo para surfear. Sin embargo, como crecí en el este de Tennessee, solo había experimentado las aguas cálidas del golfo de México, no las aguas frías del océano Pacífico. En la playa, mi profesor me dio un traje de buceo de cuerpo completo y me dijo:  «Ponte esto». Estaba confundido; era verano. De hecho, el día estaba algo caluroso. El sol estaba resplandeciendo, y no había ni una nube en el cielo. ¿Por qué necesitaría un traje de buceo? El profesor explicó que aunque el aire estuviera cálido, el agua de las costas de Santa Cruz es particularmente fría debido a que las corrientes oceánicas traen agua hacia el sur desde el gélido Ártico. Me dijo que sin el traje de buzo, probablemente no iba a durar mucho en el agua. 

La paciencia es el conocimiento de la providencia de Dios puesto en práctica.

Tenía razón. Si bien el día estaba soleado y caluroso, el agua estaba terriblemente fría. No obstante, el traje de buceo mantuvo mi cuerpo tibio y me ayudó a estar en el agua mientras intentaba surfear.

En realidad, el traje de buzo no me convirtió en surfista. Técnicamente, es posible que alguien, incluso en las frías aguas de Santa Cruz, surfeara sin usarlo. Pero el traje de buzo sí lo hizo más fácil; sí hizo que fuera más probable que yo pudiera surfear. Creo que esta es una metáfora adecuada del rol de la paciencia y la bondad en nuestro testimonio cristiano. Cuando estamos vestidos adecuadamente, es más fácil hacer lo que estamos llamados a hacer. Los gimnastas no usan ropa de bomberos y los bomberos no usan mallas. Cuando estamos vestidos de paciencia y bondad (Col 3:12), es más fácil testificar de la verdad y de la obra transformadora de Cristo.

La bondad y la paciencia en la Biblia

¿Qué es la paciencia bíblica? Santiago 5:7-11 la describe en términos del agricultor que planta la semilla y espera el fruto. Es como el profeta que proclama la Palabra de Dios y soporta el sufrimiento mientras espera el tiempo de Dios. El agricultor permanece emocionalmente calmado cuando hay un retraso. El profeta permanece sereno frente a la provocación. ¿Cómo pueden hacer esto? Porque conocen la verdad. El agricultor sabe que a su tiempo, el fruto aparecerá. El profeta sabe que en el tiempo de Dios, la Palabra surtirá su efecto. La paciencia está relacionada con nuestro entendimiento y conocimiento. La paciencia es el conocimiento de la providencia de Dios puesto en práctica.

¿Qué es la bondad bíblica? No es una dulzura o amabilidad melosa y empalagosa hacia todas las personas. La bondad bíblica no es tener una personalidad alegre y vibrante. No es simplemente buscar la aprobación de alguien (Gal 1:10); de hecho, en ocasiones puede ser como un golpe en la cabeza (Sal 141:5). La palabra que se traduce como «bondad» en el Nuevo Testamento transmite la connotación de «utilidad». La verdadera bondad es proveer algo beneficioso o procurar hacerle verdadero bien a alguien.

Cuando nos vestimos de paciencia y de bondad de esta manera, es más fácil testificar de la verdad y de la obra transformadora de Cristo. Si queremos amar a nuestro prójimo (Mr 12:31), haríamos bien en recordar que las primeras dos palabras que Pablo usa para definir el amor en 1 Corintios 13 son «paciente y bondadoso» (v. 4). Debemos ser «amables [bondadosos] unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo» (Ef 4:32). Pablo también le indica a Timoteo que:

El siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad (2 Tim 2:24-25). 

De hecho, recordar que fuimos llevados al arrepentimiento por la bondad de Dios (Rom 2:4) debería movernos a demostrar la misma paciencia y bondad. 

La bondad y la paciencia hoy en día

Esta actitud ha sido necesaria para la Iglesia en todas las edades, pero tal vez es particularmente necesaria hoy en día. Vivimos en una era marcada por la crueldad. Participamos en la crueldad voyerista cuando vemos cómo los «jueces» destruyen sin piedad a los participantes en los concursos de talentos en la televisión. Nos quejamos de los troles de las redes sociales, hasta que atacan a alguien con quien no estamos de acuerdo. Compartimos videos y memes virales que humillan y degradan a otros. Si algo de esta actitud cruel resuena en ti, toma esto como una oportunidad para arrepentirte. Por varias razones, parece que la paciencia y la bondad, incluso como manifestaciones de la gracia común, están escaseando. Esto nos da aun más razones para practicar la paciencia y la bondad como un fruto del Espíritu (Gal 5:22).

El libro de Proverbios nos dice que si seguimos la bondad, hallaremos la vida (Pr 21:21). ¿Qué pasaría si nuestras acciones cotidianas estuvieran caracterizadas por la paciencia y la bondad? ¿Qué pasaría si preguntáramos «cómo estás» y de verdad nos importara la respuesta? ¿Qué pasaría si les diéramos propinas generosas a los que nos sirven? ¿Qué pasaría si no condujéramos como si estuviéramos enojados con todo el mundo? ¿Qué pasaría si de verdad amáramos a nuestro prójimo? Al parecer, esto pudiera llamar la atención del mundo que nos observa. Al parecer, la gente pudiera notar eso. Sin embargo, incluso eso no sería suficiente.

Así como el traje de buceo no me convirtió en surfista, nuestra paciencia y bondad no ganarán por sí solas a la gente para Cristo. Dios «nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a Su misericordia» (Tit 3:5). La salvación es una expresión de la perfecta bondad amorosa de Dios. Nosotros nunca amaremos lo suficiente. Nuestra paciencia y bondad son buenas, pero insuficientes. La gente aún necesita escuchar el evangelio predicado. «Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo» (Rom 10:17).

Este articulo fue publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Donny Friederichsen
Donny Friederichsen
El Rev. Donny Friederichsen es pastor de Covenant Presbyterian Church (PCA) en Short Hills, Nueva Jersey.